Comienza el Camino de Santiago con buen pie con estos consejos

Esto es todo lo que debes saber para iniciar el Camino de Santiago con el pie derecho

Camino de Santiago

¿Llevas tiempo queriendo hacer el Camino de Santiago, pero no te decides? ¿No sabes cuándo hacerlo? ¿Dudas si estás preparado para ello? ¿Desconoces cuál es la ruta que mejor se adapta a tus necesidades? Si la respuesta a todas estas preguntas es un sí, este artículo es perfecto para ti.

Desde Nobbot resolvemos todas tus dudas y te damos algún consejito que otro para que este verano te animes a hacer el Camino de Santiago sin excusas ¿Te atreves?

 Índice

  1. Qué es el Camino de Santiago
  2. Cuál es la mejor época para hacerlo
  3. Qué ruta del Camino de Santiago debo elegir
  4. No te olvides de tu Credencial del Peregrino
  5. Dónde reponer fuerzas en el Camino de Santiago
  6. ¿Es necesario tener una buena preparación física?
  7. Qué tengo que llevar en mi mochila

Qué es el Camino de Santiago

El Camino de Santiago es una atracción turística, histórica y cultural que acoge cada año en sus múltiples rutas a cientos de miles de peregrinos dispuestos a llegar, con mucho sacrificio, al final del camino: la Catedral de Santiago de Compostela

A pesar de su popularidad, muchos desconocen su origen. El Camino de Santiago nace en la Edad Media cuando el ermitaño Pelayo descubre, por casualidad, los restos morales del Apóstol Santiago el Mayor, quien había llegado a la península para propagar la evangelización en la población.

Al enterarse de este hallazgo, el rey asturiano Alfonso II el Casto decidió caminar desde Oviedo hasta el lugar donde se hallaban los restos del apóstol, convirtiéndose así en el primer peregrino a Santiago y dibujando el camino conocido en la actualidad como el Camino Primitivo.

Desde entonces, el Camino de Santiago se ha consolidado como el camino más antiguo y concurrido de Europa, alcanzando la categoría de Gran centro de peregrinación junto con Roma y Jerusalén. Además, tres de sus rutas, el Camino Francés, el Primitivo y del Norte, han sido declarados Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Cuál es la mejor época para hacerlo

Es recomendable realizarlo en las estaciones del año con temperaturas menos extremas. Por lo tanto, la mejor opción para emprender esta experiencia cultural es en primavera o en otoño. Sin embargo, es en verano cuando más peregrinos hacen el Camino, ya que muchos aprovechan las vacaciones.

Qué ruta del Camino de Santiago debo elegir

A pesar de que se conozca como el Camino de Santiago en singular, este está compuesto por diferentes rutas que llevan al mismo destino. En concreto, en Europa hay 80.000 kilómetros de Camino de Santiago, 256 rutas señalizadas como itinerario Cultural Europeo.

Cada ruta tiene un principio y un fin determinado, pero eso no exime que cada peregrino pueda elegir libremente, según sus necesidades y el tiempo que disponga, en qué lugar concreto quiere comenzar la ruta que ha elegido. Eso sí, debe tener en cuenta que para conseguir la famosa Compostelana es necesario haber recorrido 100 kilómetros a pie o 200 kilómetros si se realiza el recorrido en bicicleta.

Para que no te vuelvas loco buscando entre las múltiples rutas que existen, desde Nobbot te informamos sobre las más populares:

  • Ruta primitiva: es el camino más antiguo, ya que fue inaugurada por el rey asturiano Alfonso II. Esta ruta va desde Oviedo a Santiago de Compostela y la conforman 313 kilómetros que se pueden recorrer en 14 etapas. Dispone de una señalización muy buena, pero posee muy pocas partes de asfalto. En definitiva, es una de las rutas más exigentes a nivel físico.
  •  Camino Francés: es la ruta con mayor tradición histórica y la más concurrida, ya que en ella concluyen muchas de las vías medievales de peregrinación. El inicio se encuentra en St. Jean Pied de Port (Francia) y si realiza de forma completa se debe de recorrer 773 kilómetros, que se recomiendan realizar en 31 etapas. Este camino es tan popular porque dispone de unas excelentes infraestructuras, está muy bien señalizado y ofrece múltiples servicios para los usuarios. Sin embargo, su lado negativo es que en temporada alta cuenta con una gran masificación que conlleva que los albergues públicos se llenen muy rápido.
  • Camino del Norte: este camino comienza en Irún y recorre 82 kilómetros hasta Santiago de Compostela. Su mayor inconveniente es que es la segunda ruta más larga del Camino, pero merece la pena porque te lleva por los impresionantes paisajes del litoral norte de España.
  • Camino Portugués: la ruta completa del Camino Portugués comienza en Lisboa y recorre más de 620 kilómetros hasta llegar a Santiago. Lo más interesante de este recorrido es que existen variantes a lo largo de camino para que puedas elegir si quieres ir por la costa o por el interior. Se trata de una de las rutas más sencillas y su nivel de exigencia física no es extremadamente alta porque el recorrido es prácticamente llamo. Es la más recomendada para los principiantes.

No te olvides de tu Credencial del Peregrino

La Credencial es un documento que acompaña al peregrino a lo largo de todo su recorrido con el fin de verificar que ha realizado el Camino de Santiago, bien sea caminando, en bicicleta o a caballo. Es considerado como el documento de identidad del peregrino. Se debe de sellar un mínimo de dos veces al día para acreditar que ha recorrido a pie los 100 kilómetros o 200 kilómetros en bicicleta necesarios para obtener la Compostelana al llegar a Santiago.

Este documento se puede adquirir, por aproximadamente 2 euros, en gran variedad de oficinas o alojamientos como: Asociaciones de Amigos del Camino, parroquias en el Camino, albergues públicos o en agencias del Camino.

Si no deseas llevar este documento en papel, ya está disponible la Credencial digital. Para conseguirla, los peregrinos deben descargarse la aplicación móvil Credencial del Peregrino, que está disponible en plataformas iOS y Android en castellano, inglés y gallego. A través de esta app, podrá conseguir los dos sellos diarios para acreditar su peregrinación a Santiago. Estos sellos, también digitales, los podrá obtener a partir de los códigos QR disponibles en los diferentes puntos del Camino de Santiago. Esta credencial es compatible con la de papel y el peregrino podrá utilizar una u otra según sus preferencias.

Este documento es indispensable para obtener a la llegada a Santiago la Compostelana y es necesario para alojarse en los albergues públicos disponibles en el camino.

Dónde reponer fuerzas en el Camino de Santiago

En el Camino de Santiago es tan importante andar como descansar. Por ese motivo, existen tres tipos de albergues: los albergues de donativo, los públicos y los privados. En los primeros el peregrino decide libremente lo que va a pagar por su estancia; en el segundo, el precio está establecido en aproximadamente 6 euros; y en los últimos, el precio se sitúa en torno a los 10 euros.

Según aconsejan los veteranos, no es necesario reservar albergue hasta llegar a Sarria (Galicia) porque los peregrinos pueden alojarse con facilidad, excepto en verano. Sin embargo, a partir de Galicia, sí que recomiendan reservar albergue privado, ya que la demanda es mayor.

¿Es necesario tener una buena preparación física?

Sí, pero no es necesario ser un atleta de como los de los pasados Juegos Olímpicos de Tokio. Es aconsejable que el peregrino esté habituado andar, a un ritmo pequeño, bastantes horas porque durante el Camino va a estar más de la mitad del día caminando. Además, es muy importante habituarse a llevar peso durante los entrenos, ya que la mochila del peregrino suele pesar entre 5 o 7 kilos aproximadamente.

Por otro lado, se recomienda salir a entrenar con las botas que se van a utilizar en Camino para prevenir posibles rozaduras.

Qué tengo que llevar en mi mochila

No se trata de cargar tu mochila como si fueses a Torrevieja de vacaciones, sino de llevar lo indispensable. La mochila no debe pesar más de 10 kilos, debe ser lo más cómoda, adaptable y ligera posible y estar equipada con correas que ayuden a la sujeción.

Generalmente, se recomienda llevar una cazadora impermeable, un forro polar,  pantalones de senderismo o mallas, dos o tres camisetas que sequen con facilidad, mudas de interior y dos o tres pares de calcetines, una gorra, gafas de sol y un botiquín bien cargadito de tiritas.

Si quieres ir cómodo y no cagar con el peso de la mochila entre etapas, Correos dispone de un servicio especial llamado Paq Mochila para trasladártela de un alojamiento a otro. Pero eso no es todo, mediante el servicio Paq Peregrino, puedes enviarte desde casa la maleta a Santiago para recogerla cuando llegues.

Ahora sí que no tienes excusa para hacer el Camino de Santiago. Recuerda tomártelo con calma, escoger la ruta que más te guste y se ajuste a tus necesidades y sobre todo disfrutar.

Más información en la web oficial del Camino de Santiago.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *