Estudian nuevos prototipos de páncreas artificial para la diabetes de tipo 1

Estudian nuevos prototipos de páncreas artificial para controlar la diabetes de tipo 1

Tal y como asegura la Organización Mundial de la Salud, el número de personas con diabetes ha aumentado de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014. Además, según las proyecciones de la OMS, la diabetes será la séptima causa de mortalidad en 2030.

Concretamente, la diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune crónica que se caracteriza porque el páncreas pierde la capacidad de generar insulina, una hormona encargada de regular la hiperglucemia. Las personas que padecen diabetes de tipo 1 necesitan la administración de insulina a diario de por vida, controlando de forma constante los niveles de glucosa. Entre el 5% y el 10% de las personas con diabetes en el mundo padecen este tipo de la enfermedad.

PASO A PASO

Desde hace unos años, los investigadores han desarrollado una serie de proyectos centrados en la creación de páncreas artificiales que ayuden a los enfermos de diabetes de tipo 1 a controlar y tratar de forma menos invasiva su enfermedad. Tal y como podemos leer en la revista Muy Interesante, un estudio publicado en la revista New England Journal of Medicine muestra los  resultados de cinco protocolos clínicos de páncreas artificial que se encuentran en la tercera fase de los ensayos, es decir, evaluando su efectividad con los participantes en sus vidas cotidianas.

El estudio, financiado por el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de Estados Unidos, se centra especialmente en uno de los prototipos, basado en la tecnología Control-IQ. Este sistema permite que la bomba de insulina se programe con algoritmos de control avanzados basados en un modelo matemático que utiliza la información de monitorización de la glucosa de la persona para ajustar automáticamente la dosis de insulina.

«Probar la seguridad y eficacia de las nuevas tecnologías en entornos del mundo real es fundamental para demostrar la capacidad de uso de estos sistemas por parte de las personas con diabetes y para lograr un mejor control diario de sus niveles de glucosa en sangre» asegura uno de los investigadores del proyecto, Guillermo Arreaza-Rubín, director del Programa de Tecnología de la Diabetes del NIDDK.

diabetes

Una de las novedades más llamativas que incorpora este prototipo es que realiza un control aún más exahustivo durante la noche, un momento especialmente delicado para aquellas personas que padecen diabetes ya que los niveles de glucosa pueden descender estrepitosamente mientras el paciente duerme.

Los resultados de estos estudios clínicos muestran que aquellos usuarios que utilizaron este páncreas artificial mantuvieron sus niveles de glucosa en el rango recomendado durante más tiempo que aquellos que pertenecían al grupo de control y que fueron tratados con una bomba aumentada por sensor (SAP) que no ajustaba automáticamente la insulina a lo largo del día. Como decimos, estos prototipos se encuentran aún en una fase de ensayos clínicos, por lo que se descarta su comercialización en un futuro inmediato.

PERO…¿QUÉ ES un páncreas artificial?

Se trata, tal y como recoge Muy Interesante, de un sistema que permite monitorizar de forma continua el nivel de glucosa en el plasma e inyectar, de forma automática, la dosis de insulina ajustada que necesita el paciente en cada momento. Uno de los componentes fundamentales de estos sistemas es el monitor continuo de glucosa, que se encarga de estimar cada cinco minutos, y gracias a un sensor ubicado en el subcutis, el nivel de glucosa en sangre. También están formados por un algoritmo de control que se erige como el verdadero cerebro de este páncreas artificial y se encarga de calcular la cantidad de insulina necesaria para cada paciente. Por último, cabe destacar la bomba de insulina que es la que se encarga de administrar esta hormona según las mediciones realizadas por el algoritmo de control.

Tal y como asegura Beatriz Ricarte Benedito, investigadora de la Universitat Politècnica de València, en un artículo para The Conversation, de los 20 sistemas de páncreas artificial desarrollados, solo uno se está comercializando, el sistema Medtronic Minimed 670G. En nuestro país, su financiación es irregular en función de la comunidad autónoma en la que nos encontremos.

La mayor parte de los facultativos preescriben el sistema Minimed 640G, que permite detener automáticamente la administración de insulina cuando predice que se van a producir niveles bajos de glucosa y la reanuda cuando se restablecen. Además, en palabras de Benedito, un grupo multidisciplinar de la Universitat Politècnica de València y de la Universitat de Girona y médicos del Hospital Clínico de Barcelona, del Hospital Clínico de Valencia y del Hospital Francesc de Borja de Gandía han desarrollado el jAP, un híbrido que se encuentra en plena fase de pruebas hospitalarias.

Tecnología al servicio de la diabetes

Los páncreas artificiales no son la única tecnología que se ha puesto al servicio de las personas que padecen diabetes. Existen otras iniciativas que tratan de acompañar a los pacientes en este camino. Una de ellas está formada por una serie de videojuegos diseñados por investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia cuyo objetivo es el de enseñar a los más pequeños los conceptos básicos sobre la gestión de la diabetes de una forma amena y divertida.

Además, el grupo Tecnodiabetes-ai2 ha trabajado también en la creación Andy, el robot humanoide con diabetes de tipo 1 cuya tarea es generar empatía en los niños y ayudarles a enfrentar la enfermedad.

Imágenes: Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *