La inteligencia artificial podría resolver (también) el insomnio

La inteligencia artificial podría resolver (también) el insomnio

La inteligencia artificial podría resolver (también) el insomnioDormir a veces no es nada fácil. El estrés, las preocupaciones y las ansiedades de todos los días no nos ayudan a descansar cómo deberíamos. Las redes sociales, las series de televisión o el chat de los primos literalmente nos roban el sueño. En los Estados Unidos, un tercio de la población no duerme lo suficiente. Y 770 millones de personas en todo el mundo sufren de insomnio.

Varios estudios indican que no descansar adecuadamente durante días puede causar daños al sistema inmunológico, a las capacidades cognitivas y al estado de ánimo. En consecuencia, se ven afectadas también las relaciones personales. La difusión del insomnio es una plaga de la ‘vida moderna’ y va de la mano con la adicción a los móviles y a todos los dispositivos retroiluminados que nos acompañan hasta la cama.

La exposición continua a fuentes de luz y sonido condiciona nuestro reloj biológico, alterando drásticamente el ciclo de sueño-vigilia. La melatonina, que es la hormona del sueño, se inhibe hasta en un 22% por el uso constante de smartphones, tabletas y TV. Sin embargo, si por un lado la tecnología nos mantiene despiertos hasta altas horas de la noche, por el otro nos ofrece ayuda para conciliar el sueño.

Visualizza questo post su Instagram

Un post condiviso da BRYTE (@sleepbryte) in data:

Despertar de forma natural, gracias a la tecnología

La cama creada por la startup Bryte Labs es el resultado de años de estudios sobre inteligencia artificial y sueño. La compañía ha incorporado varas tecnologías digitales a la cama. En el proyecto ha colaborado también el doctor Matthew Walker, fundador y director del Center for Human Sleep Science de la Universidad de California.

La cama inteligente explota la temperatura, el soporte y la posición del cuerpo y también el sistema de iluminación. De hecho, estos factores tienen un impacto decisivo en la capacidad de quedarse dormidos y en la velocidad con la que lo hacemos. Controlar estos aspectos puede reducir el cortisol y estimular la liberación de melatonina, lo que ayuda a que el sujeto se duerma más rápido.

La luz y la temperatura son esenciales también a la hora de despertarse. La tecnología utilizada por Bryte, llamada Aiden, calienta suavemente la cama y aumenta la iluminación de la habitación para simular el amanecer. El calentamiento de la cama conduce a un aumento de la temperatura del cuerpo, lo que aumenta naturalmente el ritmo circadiano. Por otro lado, la luz ayuda a despertarse de forma natural, suprimiendo la melatonina y aumentando el cortisol.

El proyecto se funda en un proceso de aprendizaje automático basado en la nube. El sistema, de hecho, compara de forma anónima los datos de cada persona con los de una población más amplia. Estos datos se recuperan de todas las camas inteligentes activas, para alimentar el algoritmo con más información y así lograr mejoras constantes en el proceso.

El proyecto del MIT contra el insomnio

También el Massachusetts Institute of Technology (MIT) trabaja en un proyecto de inteligencia artificial para ayudar a las personas que sufren trastornos del sueño. La idea en este caso es controlar el sueño a través de ondas de radio y un algoritmo. El objetivo es tratar el insomnio o la apnea nocturna. Pero también enfermedades como el parkinson y el alzhéimer, cuyos efectos se reflejan en la calidad del sueño.

La novedad radica en la posibilidad de extraer las señales sobre el sueño separándolas de toda la información irrelevante. Las pruebas mostraron una precisión del 80% en 25 sujetos sanos, según la revista del MIT. Un resultado comparable al alcanzado con instrumentos mucho más invasivos. Otros sistemas alternativos, por otro lado, nunca lograron superar el 65% de acierto.

El algoritmo de IA procesa las señales de radio alrededor del cuerpo del paciente para determinar las fases del sueño. Todo esto con un equipo grande, más o menos como un ordenador portátil. De este modo, los que tengan que llevar a cabo un análisis de su conducta nocturna lo podrán hacer tranquilamente su casa. Sin tener que acudir a centros especializados, ni ponerse electrodos por todo el cuerpo.

Visualizza questo post su Instagram

Un post condiviso da Pillow (@pillow_app) in data:

Aplicaciones para mejorar la calidad del sueño

Además de la inteligencia artificial, también el inmenso mundo de las aplicaciones ofrece ayudas interesantes para quienes sufren de insomnio. Desde un punto de vista más meditativo, o de otro más analítico.

Según la aplicación Sleep Cycle, dedicada al monitoreo del cuerpo en reposo, la calidad del sueño depende de cuatro factores: la cantidad de tiempo que se pasa en la cama, la cantidad de tiempo ocupada por el sueño profundo, la consistencia del sueño y la cantidad de veces que este se interrumpe. La combinación de estos parámetros representa la calidad general real del sueño.

La aplicación utiliza el micrófono del dispositivo para despertar al usuario en la fase de sueño más ligero. De tal manera que pueda ser lúcido de inmediato (o casi). En la misma línea trabaja la aplicación Pillow, que ofrece información sobre la frecuencia cardíaca, los ciclos REM y el tiempo necesario para conciliar el sueño. Además, también proporciona numerosos ajustes para despertarse en la fase de descanso óptima.

Visualizza questo post su Instagram

Un post condiviso da Calm (@calm) in data:

La meditación hi-tech

Calm está diseñada para relajarse antes de dormirse y luchar contra el insomnio. La aplicación presenta sonidos y escenarios naturales para que la mente pueda liberarse de las preocupaciones cotidianas. Con sesiones personalizables para frenar el flujo de pensamientos.

Headspace es otra aplicación para la meditación, pero funciona todo el día. De hecho, envía notificaciones para recordarnos que meditemos cuando el estrés diario está al acecho. Aunque quizás el remedio sea peor que la enfermedad.

La evolución de las tecnologías que nos conectan con todo el mundo y la difusión de los espacios virtuales nos exponen a mucho ruido. La necesidad de encontrar una mindfulness ha dado paso a la creación de herramientas tecnológicas para lograr la paz interior. La paradoja es que buscamos un refugio de la realidad invadida por smartphones y ordenadores precisamente a través de estas mismas tecnologías. Tal vez deberíamos darle otra oportunidad a las ovejas.

En Nobbot | Inteligencia artificial para una medicina de precisión

Imágenes | iStock