Los operadores reivindican su papel esencial y piden una regulación europea más favorable a la inversión

operadores UGT. OrangeLos principales operadores de telecomunicaciones han participado en el encuentro de UGT “Contribución justa: un paso más en el futuro de las telecos“, destacando su papel esencial en la digitalización.

Los representantes de Telefónica, Orange y Vodafone han coincidido en la necesidad de impulsar una regulación menos orientada a precio que favorezca la inversión en infraestructuras en un sector deflacionista y ultracompetitivo.

Según datos de las consultoras Analysys Mason y Telegeography, a los que se han referido estas compañías, en España hay ocho operadores convergentes nacionales que facturan anualmente más de 100 millones de euros, frente a los cuatro que hay en Francia o los cinco de Reino Unido, Alemania o Italia. En total, hay 36 operadores independientes, tanto operadores móviles virtuales como operadores con propia red, y 18 de ellos cuentan con más de 50.000 líneas de telefonía móvil. Un nivel de competencia que llama más la atención si se tienen en cuenta las poblaciones de estos países.

En España, por tanto, hay 150 actores en el mercado con capacidad de comercializar fibra o cable de alta velocidad en fijo y ofrecer además conexión 4G. Y hay 40 marcas que se han anunciado en televisión en los últimos nueve meses. Sin embargo, los que invertimos en red de todos esos es algo bien conocido por todos los que estamos aquí.

Hay que tener en cuenta que estamos hablando de una industria, la de las telecomunicaciones, muy intensiva en el uso de capital, más incluso que la industria siderúrgica.

millonaria inversión en telecomunicaciones

Solo en Europa, los operadores de red han invertido más de 500.000 millones de euros durante los últimos diez años en el desarrollo de redes de telecomunicaciones fijas y móviles.

Y tendrán que seguir con estas fuertes inversiones para ofrecer nuevas tecnologías a los usuarios, como 5G o XGSPON, y absorber un tráfico que crece exponencialmente por la actividad de los grandes gigantes digitales que nos obligan a incrementar la capacidad de nuestras redes sin por ello generar ingresos adicionales.

«Así pues, el círculo virtuoso de inversión y adopción de servicios de telecomunicaciones no beneficia de manera justa y proporcionada a todos los eslabones de la cadena, lo que genera graves asimetrías en los resultados», ha señalado el CEO de Orange, Jean-François Fallacher. Orange ha invertido 35.000 millones de euros a lo largo de sus más de dos décadas de presencia en España, el 20% de sus ingresos anuales en los últimos años.

Jean-François Fallacher, CEO de Orange en España.
Jean-François Fallacher, CEO de Orange en España.

El directivo se ha referido a un análisis de Frontier Economics ─basado en los datos de costes, tráfico y redes facilitados a la consultora por Deutsche Telekom, Orange, Telefónica y Vodafone─ apunta un coste anual del tráfico generado por las plataformas digitales de entre los 36.000 y los 40.000 millones de euros para las redes europeas. Inversión asumida en su totalidad por unos operadores sin ninguna contribución por parte de los gigantes de internet.

Una contribución que, según otro análisis de Axon, podría tener un efecto muy positivo para la economía y la sociedad en su conjunto. Por ejemplo, una aportación de los gigantes digitales a las infraestructuras de telecomunicaciones por un valor de 20.000 millones de euros por año impulsaría la expansión de las redes incrementando el PIB europeo en solo cuatro años en hasta unos 72.000 millones de euros, creando más de 840.000 nuevos puestos de trabajo por año.

«JOINT VENTURE» DE orange y MásMóvil

El CEO de Orange ha destacado que, precisamente, la necesidad de mantener la intensidad inversora para afrontar la llamada “cuarta revolución industrial” es lo que llevó a su compañía el pasado mes de julio, a firmar un acuerdo con MásMóvil para constituir una joint-venture al 50%, que verá la luz una vez se obtengan las autorizaciones pertinentes de las autoridades de competencia.

“Creemos firmemente que esta operación será buena para los clientes, ya que permitirá acometer las inversiones necesarias para impulsar el desarrollo de 5G en España y completar los despliegues de fibra en el que, como decía anteriormente, es hoy uno de los mercados más competitivos de Europa, con multitud de operadores fijos y móviles”, explicó.

A la espera de la decisión que deben tomar las autoridades de competencia europeas, el directivo se muestra convencido de que la creación de esta empresa conjunta conducirá a una inversión adicional en infraestructura y, por lo tanto, a una competencia más efectiva de la que las dos compañías habrían podido lograr de forma independiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.