Enfermedad de Kawasaki: qué es y cuáles son sus síntomas

Inflamatoria, más común en niños y poco frecuente: así es la enfermedad de Kawasaki

Te contamos en qué consiste la enfermedad de Kawasaki.

En 1961, el pediatra japonés Tomisaku Kawasaki atendió por primera vez a un niño con unos síntomas que no encajaban con los de ninguna enfermedad descrita. En los años siguientes, se encontró con varios pacientes más y comenzó a investigar la patología que hoy lleva su nombre, la enfermedad de Kawasaki.

Se trata de una enfermedad poco frecuente que ha saltado a los titulares en las últimas semanas. El motivo: la sospecha de que un aumento de los casos pueda tener alguna relación con la covid-19.

Algo que todavía no se ha confirmado y que ha empezado a investigar la Organización Mundial de la Salud (OMS). Te contamos qué es la enfermedad de Kawasaki y lo que sabemos sobre su posible relación con el coronavirus.

Índice

  1. Sus síntomas
  2. ¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Kawasaki?
  3. Por qué se produce
  4. Enfermedad de Kawasaki y coronavirus: lo que sabemos

Sus síntomas

La enfermedad de Kawasaki causa inflamación en los vasos sanguíneos de todo el cuerpo. Tal y como indica la Asociación Española de Pediatría (AEP), su importancia radica en que puede dañar las arterias coronarias, que son aquellas que riegan el corazón.

Se da sobre todo entre los niños menores de cinco años, en concreto, entre los que tienen entre 18 y 36 meses de edad. Aunque es poco común: en Japón, el país en donde es más frecuente, se da aproximadamente en 90 de cada 100.000 niños.

Los síntomas más habituales son fiebre, ojos rojos (pero sin legañas), inflamación de la lengua y los labios (que a menudo se ponen también muy rojos) y sarpullidos en la piel. De hecho, es común que la piel de las manos y los pies se pelen una o dos semanas después de pasar la enfermedad.

“Los niños se encuentran mal, están irritables y también pueden quejarse de dolor abdominal o en las articulaciones”, señalan desde la AEP. Sin embargo, estos síntomas pueden ser menos frecuentes en lactantes y niños más mayores.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Kawasaki?

Dado que no existen pruebas que detecten la enfermedad, los médicos deben basarse en criterios clínicos para su diagnóstico: casos de fiebre durante al menos cinco días combinados con otros síntomas de la enfermedad, como pueden ser el sarpullido en la piel o lesiones en la boca, por ejemplo. También pueden realizarse análisis de sangre para buscar signos de inflamación.

La fiebre es uno de los síntomas de la enfermedad de Kawasaki.

Según señala la AEP, el tratamiento para la enfermedad de Kawasaki se basa en la administración de aspirina y gammaglobulina intravenosa (una transfusión de anticuerpos). La mayoría de los niños se recupera rápido una vez iniciado el tratamiento. Sin embargo, en caso de que la enfermedad se detecte en un estado avanzado, pueden darse complicaciones graves que afectan al corazón.

Por qué se produce

La relación que ha empezado a cuestionarse estos días entre esta enfermedad y la covid-19 ha hecho que muchos se hagan la misma pregunta: ¿puede prevenirse la enfermedad de Kawasaki? La respuesta es no. De hecho, tampoco se sabe a ciencia cierta por qué se produce.

Existen indicios de que puede deberse a una respuesta exagerada del organismo a una infección y también de que existe una predisposición genética. Por ello, existe más riesgo de que la contraigan los hermanos de niños que la han padecido. La predisposición genética explicaría también que se dé más en unas regiones que en otras. Es más común, sobre todo, en Asia.

Enfermedad de Kawasaki y coronavirus: lo que sabemos

En las últimas semanas, la AEP y asociaciones de varios países europeos han alertado del aumento de casos de un síndrome inflamatorio multisistémico, similar a la enfermedad de Kawasaki. Casos potencialmente asociados a una enfermedad infecciosa y, por consiguiente, a la covid-19.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que el organismo está estudiando este posible vínculo entre el coronavirus y esta patología. Además, ha hecho un llamamiento a nivel mundial para que los médicos colaboren con sus autoridades nacionales y la propia OMS, para estar atentos a las alertas y comprender mejor la enfermedad.

Sin embargo, los pediatras y especialistas son prudentes: por el momento faltan evidencias para relacionar definitivamente este incremento con el nuevo coronavirus. Y, además, los casos de enfermedad de Kawasaki o de síndrome inflamatorio multisistémico son poco frecuentes.

En Nobbot | Desinfección y un robot enfermero para detener al coronavirus en los colegios de China

Imágenes | Unsplash/Matteo Fusco, Unsplash/Kelly Sikkema

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *