Contenidos efímeros en redes sociales: los que triunfaron y los que no

La importancia de los contenidos efímeros en las redes sociales

contenidos efímeros

En las redes sociales podemos compartir contenidos que permanecen para siempre, visibles para aquellos que cumplan el criterio que el creador haya determinado. Pero cada vez es más habitual encontrarnos con redes que apuestan por los contenidos efímeros.

Aquellos que están disponibles durante un tiempo (casi siempre, 24 horas) para luego desaparecer.

Hablamos de actualizaciones que tienen una vida corta, con la intención de contar algo con valor ese momento y que más adelante no tendrá sentido. Es, en realidad, la naturaleza que tienen las noticias en medios de comunicación: importan en el contexto y momento que se comparten.

Cuando triunfa lo fugaz

No todas las redes sociales lo están abordando con éxito. Aquellas que lo consiguen integrar como parte fundamental de su funcionamiento es porque han entendido que el contenido efímero casa con la manera de consumir de los más jóvenes.

Muchos usuarios se asoman a la red como el que abre una ventana. Ven lo que ocurre en ese instante, sin importar demasiado lo que pasó o pasará. Calman esa curiosidad del momento, se divierten con un contenido concreto y aislado, y después desconectan.

Aunque es cierto que hay situaciones que trascienden y merece la pena convertirlas en ‘eternas’. Por eso las redes cuentan con mecanismos para que no sean perecederas. Este proceso de archivo es una decisión que debe tomar el creador.

También podemos realizar una división entre contenidos para consumir con tiempo y otros más ligeros y espontáneos. Los segundos son carne de cañón para las stories, que es como se llaman estos contenidos efímeros en Instagram.

Snapchat comenzó esta fiebre de las stories

snapchat contenidos efimeros

La primera plataforma que se atrevió con esta idea de que el contenido tuviera una vida limitada fue Snapchat. En un principio jugó con que las cosas se pudieran ver durante segundos, pero el tiempo era escaso y optaron por ampliarlo hasta las 24 horas.

Lo que parecía una funcionalidad curiosa pronto se convirtió en parte vital del funcionamiento de la red. El resto de competidores entendieron que esto había que integrarlo de alguna forma en sus redes sociales.

Instagram acertó con las stories

Cuando pensamos en stories, lo primero que tenemos en mente es Instagram. En 2016 se pusieron manos a la obra para introducir los contenidos efímeros en su red de fotografías, dándole una nueva vida. Había demasiada gente que quería contar sus ocurrencias y momentos sin ocupar espacio en su tablón principal de imágenes.

Facebook siguió los pasos

Lo que ocurre en Instagram es responsabilidad de Facebook y, como la cosa marchaba, no dudaron en replicar la posibilidad en el resto de redes que posee la compañía de Mark Zuckerberg. En 2017 aparecieron las Facebook Stories.

Nos encontramos con lo mismo: mensajes en imágenes o vídeo accesibles a todos nuestros seguidores o amigos durante 24 horas. Que duren tan poco tiempo no quiere decir que no exista un control, ya que las aplicaciones nos cuentan quién ha visto el contenido. También hay un contador de reproducciones.

WhatsApp no se lo podía perder

También en manos de Facebook, WhatsApp no se podía quedar fuera del juego. En este caso, nos encontramos con una red que es más una aplicación de mensajería instantánea, así que había novedades interesantes que probar en ella.

Como en Facebook, también llegó a WhatsApp en 2017, en esta ocasión, con el nombre de ‘estados’. Lo interesante es que se extendió el uso de los contenidos efímeros al propio chat. Por ejemplo, podemos mandar a una conversación una imagen que solo se pueda ver una vez. Se realiza de una manera tan sencilla como pulsando el icono del ‘1’ que aparece junto a la flecha de enviar al elegir la foto. Aun así, la otra persona puede ‘hacer trampa’ y realizar una captura de pantalla, pero no la podrá abrir más. Lo próximo que se está cocinando es el ‘modo desaparecer’ para mensajes, que ya hemos visto en betas. Se trata de una opción que le pone caducidad de siete días a los mensajes que elijamos.

Twitter y LinkedIn no iban a ser menos

En Twitter tardaron demasiado en apuntarse en esta moda fugaz, con la misma idea por bandera: contenidos que duran 24 horas y luego desaparecen. Fue en 2020 y la funcionalidad fue bautizada como fleets.

Casi al mismo tiempo que Twitter, la red laboral LinkedIn apostó por una función idéntica, aprovechando que hacían una renovación de la interfaz. No hubo sorpresas; estas stories profesionales eran lo mismo que Instagram estrenó años atrás.

No todas las historias han convencido

Twitter-Fleets

No cabe duda que los contenidos efímeros en redes sociales ya son un fenómeno inseparable de las principales aplicaciones, pero en algunos casos la opción no ha funcionado como esperaban. Es muy posible que por haber llegado las últimas, o por no estar frecuentadas por el público que consume este tipo de contenidos, Twitter y LinkedIn no han tenido la misma suerte que las stories. En cuestión de un año eliminaron la funcionalidad de sus aplicaciones.

La red del pajarito argumentó que no habían experimentado un incremento en el uso de fleets, ni le estaban dando un uso especial. Más que crear una nueva manera de conversar lo que se usaba era para amplificar tuits. En LinkedIn han interpretado que sus usuarios quieren que los vídeos se queden de forma permanente en el perfil.

Se dejaron llevar, con lógica, por las increíbles cifras de actividad que las primeras redes estaban recibiendo. Si nos situamos en la explosión de este tipo de contenidos con los datos de Statista, comprobamos que las tres principales redes de Facebook superaron con facilidad los 500 millones de usuarios en sus historias:

exito

Imágenes | Jon Tyson | Krister

En Nobbot | 20 cuentas de Instagram que valen más (o igual) por sus historias que por sus fotos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *