¿Usa alguien realmente los asistentes de voz de los teléfonos móviles?

¿Usa alguien realmente los asistentes de voz de los teléfonos móviles?

¿Usa alguien realmente los asistentes de voz de los teléfonos móviles?

Desde que Apple lanzó Siri muchos han sido los asistentes de voz que han ido apareciendo, pero sin embargo a la hora de verlos en acción parece que no tienen el uso que por el espíritu de estas aplicaciones, que nos ayudan a realizar acciones de todo tipo tienen. ¿Usa alguien realmente los asistentes de voz de los teléfonos móviles? Esa sería la pregunta que yo me haría sobre este asunto.

Porque si vamos por la calle, en el transporte público, en un entorno académico o laboral, lo cierto es que no parece que veamos a gente utilizando Siri para que le facilite información sobre un restaurante cercano. La mayoría de la gente busca en Foursquare, en Facebook o pregunta algún amigo como referencia. ¿Hemos sobrevalorado la utilidad de estos asistentes?

Siri, Sherpa, Cortana o Google Now y la importancia de los asistentes para los usuarios

siri

Lo primero que tendríamos que ver con los distintos asistentes es la utilidad de los asistentes, da igual que sea Siri, Sherpa, Cortana o Google Now . ¿Realmente nos solucionan algo que no podamos hacer de otra forma? Lo cierto es que los comandos de voz, el reconocimiento de órdenes o la información que nos ofrece tiene que hacerlo de forma automática para que sea realmente útil para el usuario, más predictiva que en respuesta a la petición de los usuarios.

Esto nos lleva al siguiente cuestión, como es la facilidad de uso. Aquí tenemos que aprendernos o recordar las órdenes con las que funcionan determinadas acciones de los asistentes de voz. Esto ya va a suponer una curva de aprendizaje que echará para atrás a la mayoría de los usuarios. En este caso, aprender a que un asistente nos permita seleccionar una canción mediante voz si ya tenemos otras herramientas intuitivas para hacerlo no parece algo atractivo.

Y vamos con ello al meollo de los asistentes, la información que nos aportan y la asistencia que facilitan. En teoría no nos van a ofrecer información nueva, sino sólo nos va a ayudar a realizarla de forma más rápida y por lo general con la ayuda de los comandos de voz. Si pensamos en un lugar donde esto nos puede ser útil, como por ejemplo cuando vamos conduciendo, lo cierto es que ya tenemos integrado el móvil, en mayor o menor medida y conectado mediante Bluetooth, por lo que lo manejamos con mandos integrados en el volante.

La vergüenza de hablarle al teléfono

google now

Por último existe un factor importante para no utilizar los asistentes, la vergüenza de hablarle al teléfono. Es algo cultural, que no ocurre en otros lugares pero que no es exclusivo de los asistentes, sino también la introducción de texto por voz para enviar un correo electrónico, enviar un SMS o un mensaje de voz a través de aplicaciones de mensajería instantánea.

La mayoría de la gente que utiliza estos servicios aprovecha cuando están en un entorno más privado para utilizar asistentes o reconocimiento de voz para introducir texto. Al menos este es mi caso y no conozco prácticamente a nadie que utilice los mensajes de voz en WhasApp o alguna otra aplicación de mensajería instantánea, por ejemplo, que sin embargo si son muy apreciadas por esta característica en otros países.

Tal vez esperábamos demasiado de los asistentes

Quizás es que el listón estaba demasiado alto, que esperábamos mucho de los asistentes y finalmente se han quedado en una curiosidad, algo exótico que podemos utilizar, pero que rara vez hacemos. Porque lo fundamental es que no nos están ayudando cuando lo necesitamos.

Quizás sin ser estrictamente un asistente Google Now es el que más confianza me inspira en el futuro, aunque tiene mucho que mejorar. Sobre todo por poner en contexto la información que nos ofrece, es decir, el tiempo que tardamos en volver a casa desde donde nos encontramos, nos avisa si llegamos tarde a una cita que tenemos anotada en el calendario, pero tiene que empezar a integrarse más y ofrecer mejores resultados.

Por ejemplo ofreciendo lugares para comer si estamos fuera de casa y se acerca esta hora, sitios por visitar en las proximidades, pero también ofertas de tiendas cercanas que venden productos que hemos estado buscando. En todo caso se trata de anticiparse a las necesidades del usuario, más que ayudarle a realizar acciones a través de órdenes de voz.

Pero esto en parte choca con la privacidad y la cantidad de datos que estamos dispuestos a facilitar a los buscadores, a las empresas de telefonía, etc. Son muchos datos los que cedemos y parcelas de privacidad que muchas veces no nos interesa compartir los que tendríamos que ceder para que fueran realmente útiles.

En Anexo M | Siete alternativas a Siri para tu móvil

Imagen | Johnathan Nightingale | Vasile Cotovanu