¿Qué es la tecnología 4K? Quizás ha llegado el momento de cambiar tu vieja televisión

4K¿Qué es el 4K?¿Vale la pena comprar una tele con esta tecnología? Te contamos sus ventajas. Descubre si encajan con las necesidades de tu hogar.

Hoy en día es habitual encontrar televisores o Smart TVs con tecnología de imagen 4K ¿pero qué significan estos dos caracteres?

¿Qué es 4K?

Antiguamente en el cine se hacía uso de dos estándares de formato, 16 mm o 32 mm, pero los equipos digitales lograron revolucionar dicha industria tras una serie de cálculos que permitieron lograr formatos equivalentes pero de un tamaño menor, por lo que se podían adaptar a un televisor cualquiera. Esto dio pie a la llegada de las resoluciones 2K y 4K respectivamente.

Cuando hablamos de tecnología 2K y 4K, hablamos de 2.048 píxeles y 3.840 píxeles horizontales, puesto que el sistema se ha cambiado para poder dar nombre a resoluciones que ya alcanzan un tamaño superior. Si hasta ahora 720p o 1080p equivalen al número de píxeles verticales, las siguientes cifras hacen referencia a los horizontales y es por eso que van en aumento de forma tan notoria.

La resolución original que se usaba en el cine, esa que proviene de las películas en 32 milímetros equivale a 4.096 x 2.160 píxeles, un total de 8,3 millones de píxeles que trasladamos a nuestros televisores con una relación aspecto de 16:9 y se termina transformando en un formato 3.840 x 2.160. Esto permite que se adapte al contenido que se emite habitualmente en televisión y recibe el nombre 4K UHDV.

resolución

Esto significa que a lo que los fabricantes llaman 4K, realmente no alcanza los 4.000 píxeles horizontales y es por eso que se conoce como 4K UHD (Ultra High Definition), porque multiplica la definición 1080p por 4 pero sin llegar a los 4.000 píxeles en total.

¿Merece la pena tanta calidad?

Si nos basamos en las cifras, una resolución 4K equivale a cuatro veces más píxeles que un televisor Full HD que cuenta con 1920 x 1080. Incluso en televisores del mismo tamaño, la propia densidad de los píxeles termina haciendo que un televisor 4K pueda ofrecer una calidad de imagen más viva y detallada, es decir, de mayor calidad.

Todo depende siempre del televisor que tengamos en casa en estos momentos. Si se trata de un modelo medianamente desfasado, con más de 5 años de antigüedad es muy probable que sí merezca la pena la transición. No se trata solo del aumento de resolución, un televisor 4K suele contar con ventajas como la conexión a Internet para disfrutar de contenido en mayor calidad en streaming, control con el móvil, una calidad de sonido mayor gracias a DTS o Dolby Atmos, mayor eficiencia energética…

Si bien es cierto que se aproxima la tecnología 8K viable, el cambio es más favorable hacia la calidad 4K dado que la diferencia entre ambas es prácticamente indistinguible para el ojo humano. Esta nueva resolución mejora sus atributos a menos de un metro de distancia del monitor por lo que resulta útil para monitores gaming, por ejemplo, pero no para televisores.

En resumidas cuentas, los televisores de alta resolución son un producto que debemos tener en cuenta si estamos buscando renovar nuestras pantallas antiguas. Si decidimos cambiar de TV la mejor opción siempre va a ser optar por un dispositivo con calidad 4K, dado que los resultados de resolución y calidad de imagen van a ser mejores y su esperanza de vida mayor dado que por el momento no existe una tecnología mejor para disfrutar de la televisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.