¿En qué punto están las píldoras contra la COVID-19?

píldoras contra la COVID-19Las vacunas siguen siendo la herramienta más importante para mantener bajo control los efectos de la pandemia. Hasta ahora han demostrado ser esenciales para reducir los casos graves de infecciones y, en consecuencia, los ingresos hospitalarios y las muertes. Sin embargo, los medicamentos y las píldoras contra la COVID-19 podrían resultar útiles para tratar a personas que, por diversas razones, entre ellas el rechazo a la vacuna, se enferman con síntomas graves y no encuentran tratamientos específicos y efectivos.

Píldoras contra la COVID-19

Las píldoras contra la COVID-19 también podrían ser una gran ayuda para los países más pobres, con tasas de vacunación muy bajas. El pasado 14 de diciembre, la empresa farmacéutica estadounidense Pfizer confirmó la eficacia de Paxlovid, el nuevo fármaco contra las formas graves de la COVID-19. La compañía ha anunciado la obtención de resultados muy prometedores, en la línea de los comunicados antes.

Estas píldoras contra la COVID-19 podrían ser el primer tratamiento verdaderamente efectivo de la enfermedad. Según los datos de Pfizer, si se toma dentro de los tres días posteriores al inicio de los síntomas, Paxlovid reduce el riesgo de hospitalización y muerte en un 89 %. En comparación con aquellos que no lo toman y desarrollan formas graves de la enfermedad. En caso de ingesta cinco días después de los primeros síntomas, la reducción del riesgo es más o menos similar: 88 %.

Los resultados se basan en un ensayo en el que participaron 2246 voluntarios no vacunados. Con características que les otorgaban un alto riesgo de desarrollar formas graves de la enfermedad. Pfizer también asegura que el 0,7 % de los participantes que recibieron Paxlovid fue hospitalizado cuatro semanas después del inicio del ensayo. Y no se registraron muertes. En el grupo de voluntarios que no recibieron el fármaco, sino una sustancia placebo, el porcentaje de ingresados fue del 6,5 %.

bacterias

qué es Paxlovid

Paxlovid es un antiviral que interfiere con los mecanismos que utiliza el coronavirus para replicarse dentro de las células de las personas infectadas. El medicamento es una combinación de dos píldoras diferentes. Y el tratamiento consiste en tomar 30 dosis en cinco días entre Paxlovid, cuyo principio activo es el nirmatrelvir, y Ritonavir. Este es un medicamento antiviral desarrollado hace mucho tiempo contra el VIH. Ambas pastillas entran en el mismo paquete. Y la ingesta combinada permite que Paxlovid permanezca activo por más tiempo en el cuerpo, lo que genera mejores resultados.

Además de los pacientes más expuestos, Pfizer está realizando un test en personas con menores factores de riesgo. Los datos preliminares divulgados hasta el momento indican que el uso de Paxlovid redujo el riesgo de hospitalización y muerte en un 70 %, en comparación con el grupo de control. Los ensayos clínicos involucraron a personas que en su mayoría habían contraído la variante delta del coronavirus. Pfizer, sin embargo, ha adelantado que en algunas pruebas de laboratorio el nuevo fármaco ha demostrado su eficacia también contra la variante ómicron.

La Food and Drug Administration de los Estados Unidos (FDA) ha autorizado el uso de emergencia del medicamento para el tratamiento de la COVID-19. Sin embargo, solo para casos leves y moderados en pacientes de 12 años como mínimo y un peso de al menos 40 kg. Además, deben resultar positivos al virus y presentar un alto riesgo de progresión hacia la forma grave de la enfermedad. También la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) está evaluando el fármaco. Paxlovid está autorizado para administrarse en una dosis de 300 mg de nirmatrelvir, junto con un comprimido de 100 mg de ritonavir. Dos veces al día durante cinco días.

bacterias

qué es Molnupiravir

Pfizer no es la única empresa farmacéutica que trabaja en la producción de píldoras contra la COVID-19. Molnupiravir es un fármaco desarrollado por MSD (Merck), que, sin embargo, ha mostrado resultados menos alentadores de lo esperado en una fase inicial. De hecho, en octubre pasado, la compañía anunció que el fármaco permitiría reducir a la mitad el riesgo de hospitalización y muerte por formas graves de COVID-19. Al tomarse dentro de los cinco días posteriores a la aparición de los síntomas.

No obstante, MSD continuó con los ensayos y la experimentación, obteniendo datos más decepcionantes en su análisis final. De hecho, la eficacia de Molnupiravir ha resultado ser del 30 % y posteriormente surgieron algunas dudas sobre su seguridad. Hasta el punto de complicar el proceso de autorización por la FDA.

Molnupiravir es una píldora oral que se toma dos veces al día durante cinco días. Tiene la capacidad de interferir con los procesos que utilizan los virus para replicarse dentro de las células. Uno de los objetivos es la enzima polimerasa, involucrada en la transcripción del material genético viral. Esas son las instrucciones utilizadas por la célula para crear nuevas copias del virus. El medicamento hace que la polimerasa transcriba incorrectamente las instrucciones, lo que impide que el virus se replique.

Molnupiravir ha sido autorizado en el Reino Unido. Mientras que las autoridades de control de Francia han decidido rechazar la solicitud de autorización presentada por MSD. Consideraron insatisfactoria la relación entre los riesgos y los beneficios que traería su uso. En cualquier caso, parece que la ayuda definitiva en la lucha contra la pandemia vendrá de las píldoras contra la COVID-19.

En Nobbot | La ayuda tecnológica frente a las bacterias resistentes a los antibióticos

Imágenes | Hal Gatewood/Unsplash, little plant/Unsplash, Towfiqu barbhuiya/Unsplash

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.