Inteligencia artificial valenciana para hacer frente al coronavirus

Inteligencia artificial de una empresa de Valencia para hacer frente al coronavirus

inteligencia artificial coronavirus

Estamos en un momento de emergencia sanitaria, con los casos de coronavirus subiendo a gran velocidad y con algunos hospitales al borde de la saturación. En este escenario, hay empresas que están poniendo su granito de arena para facilitar las cosas a los médicos. Una de ellas es la valenciana Quibim.

Quibim ha desarrollado un algoritmo de inteligencia artificial que ayuda a saber en 20 segundos si un TAC pulmonar realizado a un paciente es similar al que mostraría un enfermo de Covid-19

Para la detección del coronavirus, ahora mismo se lleva a cabo una prueba denominada PCR en un laboratorio de microbiología. Sin embargo, si un paciente llega con fiebre alta, en el centro sanitario se realiza un TAC de pulmón para ver si está afectado y existe neumonía. Y en función de ello se decide entre internarle o mandarle a casa.  

En este punto es donde puede ser de gran valor la solución desarrollada en escasos días por Quibim. La red neuronal va a aprendiendo según analiza imágenes de TAC e indica, en una escala que va a de cero a uno, cuánto se parecen a las de un paciente afectado por el coronavirus. Es una información muy útil para los médicos en un momento en el que el tiempo apremia, los recursos en los hospitales son escasos y la llegada de enfermos es incesante. 

inteligencia artificial coronavirus

“No podíamos quedarnos de brazos cruzados”

Nobbot ha hablado con Fabio García, director técnico de I+D+i de Quibim, y Rafael López, ingeniero en la misma empresa. Se trata de una firma especializada en la creación de algoritmos de procesamiento de imágenes para diagnosticar enfermedades como el cáncer de próstata, entre otras.  

Con la colaboración de un equipo de ingenieros, se lanzaron al desarrollo de esta red neuronal porque “estamos ante una pandemia» y no podían “quedarse de brazos cruzados”. “Nuestro primer objetivo es dotar a cualquier médico, independientemente de su localización y recursos, de una herramienta capaz de realizar una valoración de la gravedad del paciente. Una utilidad que le indique el porcentaje de similitud del caso que se está analizando con un patrón de neumonía de COVID-19”, explican.

Además, dejan claro que no hay un móvil económico en este desarrollo. Prueba de ello es que ni la plataforma ni el algoritmo serán patentados o explotados comercialmente. “Será más bien una herramienta para investigación, gratuita y abierta. Escribiremos un artículo científico en una revista con algo de impacto con todos los resultados del modelo. La idea es arrojar más conocimiento a la sociedad sobre la COVID-19”. 

UNA Precisión del 80%

Fabio y Rafael cuentan que para analizar los TAC han utilizado una red neuronal convolucional (CNN, por sus siglas en inglés). Se trata de un tipo particular de algoritmo de IA diseñado expresamente para trabajar con imágenes 2D o 3D. La solución se nutre de tomografías de personas que antes fueron diagnosticadas con la técnica PCR, que es la aceptada por los centros médicos para el diagnóstico. 

A más TAC analizados, mayor precisión tendrá la red neuronal de Quibim. Hasta ahora, la firma de biomedicina ha entrenado su herramienta con unos 200 TAC procedentes de repositorios públicos y de algunos hospitales de España, Italia y Corea. Como resultado, su precisión es del 80%. 

Los investigadores de Quibim esperan rozar el 100% de fiabilidad “cuanto antes”. Aunque eso dependerá de la colaboración que encuentren. “Ahora mismo las adquisiciones de TAC permanecen en los hospitales y no existe un repositorio abierto con el que poder entrenar el algoritmo, de ahí nuestra llamada a la comunidad científica y médica a participar”. Y ya se sabe: en inteligencia artificial, la robustez y la confianza de la tecnología se logra básicamente nutriéndola de datos. 

Interés de muchos hospitales

En todo caso, Fabio y Rafael aseguran que hay “interés de muchos hospitales desde diferentes lugares del mundo”. Y también que “España no se queda atrás”. Sin embargo, siguen llamando a la colaboración a toda la comunidad médica y científica. “El coronavirus es una pandemia actual que nos afecta a todos y debemos pararla unidos”, insisten. 

Para facilitar esta colaboración, han puesto en marcha una plataforma a la que se accede desde aquí: imagingcovid19.quibim.com. En esta página, cualquier investigador o radiólogo del mundo puede subir los casos detectados. “En el caso de grandes hospitales, disponemos de herramientas de subida automática de casos para ayudar a la gestión de los estudios”. Es el momento para afinar la solución porque ahora mismo se están haciendo miles de TAC al día a pacientes con coronavirus. 

La red de neuronal de Quibim para acelerar los diagnósticos del COVID-19 no se ha implementado por el momento para la gestión efectiva de los contagiados. Desde la compañía quieren dejar claro que se trata sobre todo de una herramienta de investigación, y no tanto de una herramienta diagnóstica. Y esto es así porque no ha pasado por “las certificaciones pertinentes”. “No obstante, estamos en contacto con los organismos reguladores por si existiera una vía para certificar los modelos para uso clínico”, aseguran los investigadores de Quibim. 

De hecho, para el futuro, a Fabio García y Rafael López les gustaría “implementar la plataforma en todos los hospitales como un recurso sanitario más para ayudar al diagnóstico y gestión de los infectados”. Porque, según la opinión generalizada entre los expertos, este tipo de coronavirus ha llegado para quedarse. Y el próximo invierno podría ser una herramienta más para defendernos

Imágenes | Quibim, iStock.com/Chan2545, Bokskapet/Pixabay

En Nobbot | Hablamos con los neumólogos de Lombardía: “Los pacientes de COVID-19 tendrán que ser seguidos de cerca en los años siguientes”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *