"El primer móvil de los niños, una reflexión para los padres"

«La entrega del primer móvil tiene que suponer una reflexión muy meditada de los padres»

El debate sobre la relación de los niños y tecnología lleva tiempo abierto. La presencia de tabletas y teléfonos móviles en casa se ha normalizado y el número de pantallas a las que los más pequeños estás expuestos ha aumentado considerablemente. Los padres deben reflexionar sobre cuándo entregar el primer móvil.

María Zalbidea es analista de tendencias digitales, experta en educación digital y autora del blog «Cosiendo la brecha digital», en el que como madre, periodista y mujer lanza distintas reflexiones sobre el uso que hacen los más pequeños de la tecnología. El pasado 13 de junio impartió en el Espacio Influencer de la Flagship de Orange en Valencia la sesión “Por un uso love de la Tecnología” donde abordó temas tan interesantes como el primer móvil de nuestros hijos o el éxito de Fornite.

Mamen Andrés, colaboradora en Nobbot

-Se acerca el verano y el tiempo de los niños es ilimitado. ¿Qué pautas hay que seguir, si queremos que nuestros hijos tengan un verano saludable en lo que a hábitos tecnológicos y exposición a las pantallas se refiere?

Si queremos que tengan un verano saludable tendremos que tener un plan. Es verdad que el curso acaba de terminar y todos estamos un poco cansados pero tenemos que analizar qué uso han hecho nuestros hijos de las pantallas y qué aspectos podemos cambiar o mejorar. Debemos elaborar un plan sobre el uso que harán nuestros pequeños de estas herramientas tecnológicas y sobre todo debemos estudiar si realizarán un consumo activo o pasivo, es decir, no es lo mismo que estén jugando a Fortnite o haciendo un album con las fotos de sus vacaciones.

Es irreal pensar que nuestros hijos no van a utilizar las pantallas en verano. Aún así, debemos animarles a salir a la calle, a realizar otras actividades que durante el invierno les resulta imposible disfrutar por la falta de tiempo.

el primer móvil de nuestros hijos

-El fin de curso ha llegado y muchos padres han prometido a sus hijos un regalo por haber superado este año con buenos resultados. ¿Qué recomendaciones les darías a los padres que están pensando en regalar el primer móvil a su hijo?

Para muchos padres, el móvil es una especie de regalo estrella. Sin embargo, es bueno no plantearse el móvil como un premio ya que, como dicen los expertos, a los premios no se les ponen condiciones. La entrega del primer móvil tiene que suponer una reflexión muy meditada de los padres, que a su vez deben analizar cómo juega su hijo cuando está frente a una pantalla, cómo lo hace fuera, cómo se relaciona, qué notas tiene, cómo se porta… Tenemos que conocer bien a nuestros hijos para saber cuál es el momento adecuado.

También pienso, como madre, que nos estamos precipitando demasiado. Hay que poner un poco de cabeza en todo esto, ver cuándo nuestros hijos están preparados para que hagan un uso responsable y saquen el máximo partido a la tecnología. Además, es necesario establecer unas normas de uso en lo referente a la utilización del móvil y acompañar a los pequeños en este camino, aportándoles consejos y pautas que puedan guiarles. En esta senda debe existir una autonomía progresiva y digital para que nuestros hijos aprendan a utilizar las pantallas que el mundo coloca en su bolsillo.

Es bueno no plantearse el móvil como un premio ya que, como dicen los expertos, a los premios no se les ponen condiciones.

-¿Hay que aprender a desconectar de la tecnología o a conectar con las personas?

Para responder a esta pregunta quiero hacer referencia a un anuncio de Orange englobado en su campaña #Porunusolovedelatecnología que me encanta. En él una madre busca a su hijo desesperadamente por la casa sin lograr encontrarlo. Al rato, el padre aparece para comunicarle que su hijo se ha ido a la universidad. Cuando hablamos de desconexión te planteas qué te estás perdiendo mientras miras el móvil. Los padres debemos velar por esa desconexión, por hacer planes en familia. De vez en cuando es necesario soltar el móvil, soltar las pantallas, mirarnos a la cara y enseñar a los niños a hacer planes prescindiendo de la tecnología.

-Estas vacaciones…¿Playa, montaña o pantallas?

Creo que lo mejor es un poco de todo. El verano es para disfrutar al aire libre, cambiar de planes, quizá de ciudad, el ambiente es más relajado, los niños pasan más tiempo en la calle y haciendo actividades de deporte, agua…variadas al fin y al cabo. Pero también como madre soy consciente de que hay que diseñar un plan de pantallas porque el ocio digital forma parte de su día a día. Yo recomiendo escribir unas normas que sean claras y concretas y sobre todo llevables para toda la familia y que a partir de ahí intentemos que nuestros hijos hagan de todo un poco.

Quizá es buen momento para que creen contenidos sobre algo que les apasiona, o utilicen esas aplicaciones que durante el año no les da tiempo pero les entretienen y gustan. Aunque te diría que predomine la playa, coger olas, ir a pescar, comer un helado, ir a la montaña…llenar la mochila de recuerdos, de deporte, de buenas conversaciones con amigos y de mucho charlar y charlar….

-¿Crees que la falta de tiempo es uno de nuestros mayores enemigos para disfrutar de la tecnología en familia?

 Creo que la falta de tiempo es el mal de muchas cosas, pero todos sabemos que cuando queremos sacamos el tiempo que haga falta para lo que de verdad nos importa. Debemos encontrar esos ratos para hablar con nuestros hijos de tecnología pero, en definitiva, para hablar de la vida misma, del respeto, de la libertad, de la intimidad, de la seguridad, de los proyectos de futuro…

Pienso que en verano podemos dedicar ese tiempo de más del que disponemos para disfrutar de la tecnología de otra forma: quizá consumiendo contenido bien elegido y con criterio, haciendo un video con las fotos del verano, enseñando a nuestros hijos el uso que hacemos de las redes sociales, mostrándoles cuentas atractivas a las que seguir, creando una lista de spotify familiar para los viajes, buscando en Google maps los itinerarios….Y seguro que los padres podremos dedicar algún rato más tranquilo a leer buenos artículos y propuestas de las plataformas que nos ayudan a educar en digital. Nos jugamos mucho en la educación de nuestros hijos, los futuros ciudadanos digitales, por lo que está en nuestra mano convertirlos en personas responsables con el entorno.

Nos jugamos mucho en la educación de nuestros hijos, los futuros ciudadanos digitales, por lo que está en nuestra mano convertirlos en personas responsables con el entorno. 

-Cuéntanos qué son tus famosos “Niños Amazon”

Los «Niños Amazon» son aquellos que piensan que todo se consigue a golpe de click. Amazon es el rey de los pago sin fricción, todo lo hace fácil, lo compras y lo tienes al día siguiente en casa. Eso hace que podamos crear una similitud con los niños de hoy en día que se han vuelto exigentes y tienen poca tolerancia a la espera.

Cuando nuestros hijos tienen un smartphone llevan el mundo en su bolsillo y necesitan de nuestra ayuda para saber manejarse en ese entorno digital. Estos niños nacen y crecen en la era de la inmediatez y está en nuestra mano enseñarles también el valor de la espera, de dejar que cada cosa ocurra a su debido momento. Es fundamental no adelantar las etapas de los más pequeños y enseñarles qué es el autocontrol.

-¿Cuáles crees que son las tendencias que están cambiando el mundo en el que educamos?

Creo que la interacción por voz está abriendo nuevos horizontes educativos y de relación con el entorno. Los más jóvenes van a interactuar, en un futuro no tan lejano, con los asistentes virtuales así que deben aprender cómo hacerlo. Siempre recomiendo que nosotros como padres seamos sus interlocutores y que no pregunten a Siri, Google o Alexa las cuestiones más importantes que debemos explicarles nosotros primero.

móvil
Pixabay

Además la realidad virtual y la realidad aumentada cada vez configuran más su día a día. Las herramientas, apps y gadgets dibujan situaciones nuevas para los padres: como por ejemplo que nuestro hijo haga una entrevista de trabajo con unas gafas de realidad virtual que les teletransporte a otra ciudad en la que está el entrevistador o consumen contenidos educativos de historia que gracias a la realidad aumentada les llevan a otras mundos que ya han desaparecido…Está en nuestra mano que frente a estas realidades sepamos enseñarles también el atractivo de lo auténtico, del aquí y ahora.

Y también destacaría la necesidad que se impone en la sociedad de encontrar el bienestar digital. Al final todos queremos tener una relación sana con la tecnología y el digital wellbeing es una tendencia clara. Las marcas están apostando por la desconexión digital, por crear espacios en los que la tecnología descanse y exista la conversación face to face. La industria de las grandes tecnológicas quiere fomentar el bienestar digital de los ciudadanos, por lo que nosotros debemos velar por ese buen uso de las pantallas en nuestros hogares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *